Dimarts, dia 9, vam treballar alguna de les nostres opressions. Una de les meues són les sabates de taló alt. Després d'un apassionat diàleg/debat on no totes i tots estàvem d'acord, hem decidit continuar investigant en el tema.
Opressió o alliberament?

ens agraden o ens forcem per agradar?
ens alça el cul o ens allarga les cames?
ens els posem per estar guapes o per lligar?

i tu, què opines?



Us enllace algunes pàgines per mirar i comentar.

Enllaços amb notícies i comentaris al voltant dels talons alts.

Tacones, algo tan simple
Cómo sobrevivir a los tacones de vértigo
Los zapatos de tacón pueden mejorar la salud sexual de las mujeres
10 formas de conquistar con un par de tacones..
Lesiones con tacones
No sin mis tacones
Hombres con tacones. Sin ir mas lejos.

Tacones de aguja, sensualidad en estado puro

Héctor Llanos Martínez EFE - 20/08/2009
external image 660_md.jpgSiempre al servicio de la mujer, el tacón de aguja es fuente de feminidad y símbolo de poder; es fetiche elevado a objeto de coleccionismo. Desde que Christian Dior los mostrara por vez primera en uno de sus desfiles en 1940, el influjo del "stiletto", como también es conocido, ha marcado tanto a ellos como a ellas. No son sinónimo de comodidad pero sí extreman la feminidad. "No sé quién habrá inventado los tacones de aguja, pero nosotras, las mujeres, le debemos mucho", opinaba desde su proverbial sensualidad Marilyn Monroe.
Para muchos, desde que la mujer se subió a unos tacones, especialmente a unos de aguja, los centímetros de más le colocaron a la altura del hombre, recortando distancias no solo en lo físico si no también en lo metafórico.
Desde que Christian Dior los mostrara por vez primera en uno de sus desfiles en 1940 son un símbolo de un feminismo femenino, de un poder no reñido con los cánones de belleza que más que sumisión denotan dominio e incluso, en ocasiones, agresividad.
Es tal su capacidad de seducción que es uno de los pocos objetos que añade erotismo a la imagen de una mujer desnuda. Al menos eso parecía pensar el fotógrafo Helmut Newton, que inmortalizó a muchas de sus modelos con un zapato de tacón como único vestido.
Son célebres sus retratos, que le dieron la fama y que le hicieron pasar a la historia como uno de los artistas cuya creatividad más se ha beneficiado del más indisimulado fetichismo.